lunes, 30 de junio de 2014

Adolfo Domínguez Unica Crema Antiedad: una crema antiedad aceitosa

La Adolfo Domínguez Unica Crema Antiedad no es una crema que me entusiasme. La empecé a utilizar porque venía en una cajita de regalo con productos del famoso diseñador. Ahora estoy con el primer bote que he comprado y no estoy nada segura de que vuelva a repetir la compra.

No me gusta nada la textura de esta crema, no tanto porque sea algo densa sino por lo aceitosa que la encuentro.

Extenderla por la piel me resulta fácil, pero mi piel tarda su tiempo en absorberla, sobre todo si me paso con las cantidades que me aplico. Una vez está absorbida me queda la cara suave y se me va la sensación de grasa de un principio.

Me la suelo poner por la noche aunque se supone que es una crema de día. Yo por la mañana no ando sobrada de tiempo. No puedo estar esperando minutos a que mi piel la absorba antes de maquillarme.

Lo que me gusta de esta crema es la elasticidad que le aporta a mi piel. Tiene un nivel de hidratación bastante bueno.

También me gusta el envase. Es un tarro original. Es un bote redondo bastante altito. La desventaja del envase es que es de cristal. Hay que tener cuidado de que no te caiga al suelo. Es un envase de 50 ml.

La Adolfo Domínguez Unica Crema Antiedad es un poco más barata que otras cremas antiedad de renombre. Me costó en la perfumería de El Corte Inglés 36,90 euros. Lástima que su calidad no esté a la altura de su precio. Deja bastante que desear para mi gusto. Yo la estoy utilizando como hidratante. Como antiedad no noto que me rejuvenezca mucho.
 
----------------------
DONDE TODAS PODEMOS PONERNOS
GUAPAS Y DIVINAS

jueves, 12 de junio de 2014

Yves Rocher Guante Exfoliante: exfoliación total

Me gusta tener la piel del cuerpo bien exfoliada, cosa que consigo desde que compré el Yves Rocher Guante Exfoliante, un guante que elimina todas las células muertas y suciedades que no te notas en la piel.

Es barato. Me costó sólo 2,10 euros. Tiene una parte granulada que te deja la piel muy limpia. Siempre me lo paso con la piel mojada. Me doy un suave masaje, insistiendo en las piernas y en los brazos. Con esta exfoliación consigo que todos los pelillos vayan saliendo a la luz. Así puedo hacer una depilación más precisa.

Después de exfoliarme me pongo crema hidratante. Mi piel recibe mucho mejor esa crema. Soy generosa con las cantidades de crema hidratante que me aplico, especialmente en las zonas que el guante me ha dejado más rojas.

Nunca me paso el guante más de una vez a la semana o cada quince días. La exfoliación que hace es bastante fuerte. Empecé pasándolo dos veces a la semana, pero era mucho. Me quedaba la piel tan roja como una
fresa madura.

sábado, 7 de junio de 2014

Hotel Pennsylvania, Nueva York: un hotel muy regular en la Gran Manzana

El Hotel Pennsylvania en Nueva York es un hotel básico que te permite alojarte en la Gran Manzana por un precio razonable. No es, por supuesto, el mejor hotel que hay en Nueva York. Cuando estuvimos nosotros había muchos españoles alojados.

Está en la 7ª Avenida justo enfrente del Madison Square Garden. Su ubicación es perfecta para hacer turismo porque los sitios más turísticos de Nueva York te quedan por las proximidades del hotel.

El hotel es enorme. Antes de la recepción están las tiendas de souvenirs y una cafetería a la que también puedes entrar por la calle.

Este hotel está en un edificio enorme. Tiene diez ascensores y falta le hacen. A nosotros nos dieron una habitación de la planta 17.

No me gustó nada nuestra habitación. Tenía los suelos enmoquetados igual que el pasillo y la cama era minúscula. Dormí con mi chico como en una lata de sardinas con patas.

Peor me pareció el cuarto de baño. Tenía una cortina en la bañera que le quité nada más verla. Se veía sucia. Los sanitarios eran antiguos y se veían muy usados. Las toallas que nos dejaron no nos dieron para mucho. Sólo había dos de ducha y una de lavabo. Tuve que pedir más.

No es el Hotel Pennsylvania de Nueva York un hotel queos recomiende. Vale la pena pagar un poco más y tener un alojamiento más decente. Nosotros no lo pasamos bien en este hotel. Todo eran problemas. Hasta el secador del pelo dejó funcionar como si se le acabase la vida propia.

Encima los empleados no eran nada amables. La camarera de nuestra habitación era de lo más borde que te puedas imaginar. Le pedí más toallas y casi me muerde.

Lo único bueno del
Hotel Pennsylvania, Nueva York es su ubicación. Lo demás es un poco de pena.